Skip to content
17 sep / Fundación CIEN

¿Cómo alteran las enfermedades neurodegenerativas el olfato?

Alzheimer Olfato

Uno de los primeros síntomas de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson es la pérdida repentina del olfato.

La Fundación CIEN junto a la Universidad Rey Juan Carlos desarrolló para su estudio el Olfatómetro, una máquina muy sofisticada que permite detectar la pérdida del olfato a través de una resonancia magnética y una técnica en la que se proporcionan al paciente diferentes aromas para obtener  imágenes de la actividad cerebral en tiempo real.

Ahora los investigadores del Centro de Investigación Biomédica de Navarra Enrique Santamaría y Joaquín Fernández-Irigoyen han dado un paso más, identificado una porción del atlas proteómico del bulbo olfatorio humano, estructura cerebral que procesa la información olfativa.

Se trata del primer abordaje molecular de esta región y sienta las bases para poder identificar las proteínas que se alteran en enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer o el Parkinson. La investigación ha sido publicada en la revista ‘Journal of Proteomics’.

Los doctores Santamaría y Fernández-Irigoyen, de la Unidad de Proteómica del CIB, han identificado más de 1.500 proteínas presentes en el bulbo olfatorio humano, el 40% de ellas no descritas hasta la fecha por el consorcio internacional destinado a caracterizar las proteínas presentes en el cerebro (Human Brain Proteome Project).

La investigación se ha centrado en la caracterización de la composición molecular a nivel de proteína de muestras biológicas de bulbo olfatorio procedentes del Banco de Tejidos Neurológicos del Servicio Navarro de Salud. Para ello, se han utilizado técnicas proteómicas de alto rendimiento (separación de péptidos y proteínas y análisis por espectrometría de masas) que facilitan la identificación masiva de proteínas, así como herramientas bioinformáticas.

El estudio ha superado ampliamente el conocimiento molecular existente en esta estructura cerebral (más de 1.500 proteínas identificadas). Mediante estudios funcionales que permiten conocer la localización y el proceso celular en el que participan estas proteínas, se ha observado que una gran parte de ellas presentan actividad fosfatasa, hidrolasa y de unión a moléculas como el DNA y el RNA.

Además, utilizando herramientas bioinformáticas, los investigadores del CIB han detectado que parte de estas proteínas están implicadas principalmente en funciones como la orientación axónica y la plasticidad sináptica así como en la unión a receptores de neurotransmisores.

La Unidad de Proteómica del CIB ya ha puesto en marcha la investigación que permitirá identificar las proteínas que se alteran en el bulbo olfatorio en enfermedades neurodegenerativas, para lo cual recurrirá de nuevo al Banco de Tejidos Neurológicos, donde se encuentran este tipo de muestras almacenadas y caracterizadas procedentes de donaciones, ‘aspecto fundamental en el éxito de este tipo de proyectos de I+D’, según destacan los doctores Santamaría y Fernández-Irigoyen.

Fuente: Europapress

2 Comentarios

dejar un comentario
  1. mcarmen / 29 oct 2012

    Hace 5 años que he perdido el olfato;y ahora tengo dificultad para recordar historias ,también me cuesta aprender nuevas historias

  2. Fundación cien / 29 oct 2012

    M. Carmen, te recomendamos que acudas a tu médico de cabecera y que él valore si es necesario que te vea el neurólogo. Ellos son los que podrán valorar si esas pérdidas se deben a otras causas, como puede ser el estrés o se tratan de los primeros síntomas del Alzheimer. Un saludo

Dejar Comentario

*